No queremos nuevamente a Juan Manuel Santos de Presidente

Día de elecciones.


15 de junio de 2014

Por Francisco M. Velásquez A.

Miraba hacia la esquina, se me hacia eterna la llegada del Metro-bus que correspondía a mi ruta; fue entonces que escuché a mis espaldas una voz joven: - ¿Cómo ve el futuro? Pensé que me hacían una encuesta política y me volví, encontrándome con unos ojos castaños maravillosos y un bella sonrisa con dientes encarcelados por un frenillo de aluminio. -El futuro lo veo bien sin Santos de presidente, -le respondí. -Yo le voy hablar de las promesas de Dios, Él es el único que las cumple. Sólo Dios puede prometer lleve la hojita si la va a leer. Recuerde: sólo Dios promete y cumple. Tomé el bus y me fui reflexionando. Santos llevaba 17 años prometiendo y no cumplía. Su misma esposa dijo que era incumplido. Fue ministro de Gaviria, de Pastrana, de Uribe y es Presidente, siempre ha sido promesero y no cumple. Dice mentiras a diestra y siniestra, ya la gente no le cree y por eso perdió las pasadas elecciones. La joven me había a hechos otras preguntas: ¿Todo seguirá igual?, ¿empeorará?, ¿mejorará?. Pensé: todo empeoraría si Santos vuelve al poder. El país no mejoró en estos cuatro años de gobierno, no cumplió con continuar con la Seguridad Democrática que tanta estabilidad le había dado al país. Se enredó con los Castro-Chavistas para iniciar un proceso de paz con impunidad y secreto que todos los colombianos rechazamos, por este motivo le daré mi voto a Zuluaga, quien tomó las banderas de Marta Lucía Ramírez, para un proceso de paz digno. Las propuestas y no promesas de Zuluaga y Ramírez van encaminadas a mejorar las condiciones de vida de los colombianos. Recordemos: Santos promete y no cumple. Solo Dios tiene el poder de cumplir promesas. Zuluaga tiene propuestas y tiene el ánimo sincero de llevarlas a cabo con la ayuda de Dios y eso es lo que esperamos todos los colombianos. Dándole nuestro voto podemos alcanzar una paz digna, sin claudicar ante los violentos y corruptos que se entregaron por la "mermelada"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vida y obra del profesor Luis López de Mesa

EL ferrocarril de Amagá

Recordando nuestra historia del Suroeste